viernes, 16 de mayo de 2014

"VUELO 1313"



Aquí tenéis, amigos, unos fragmentos de mi reciente obra "VUELO 1313". Espero que os guste:
VUELO
1313
(Oscuridad. Oímos una voz a través de una emisora de radio, la voz de un controlador aéreo.)
VOZ DEL CONTROLADOR.− (alarmado): ¡Atención, control central, atención, control central! ¡Ésta es una llamada de emergencia! ¡Alerta roja! Control central: hemos perdido toda señal del vuelo 1313. Repetimos: hemos perdido señal del vuelo 1313 de Pacific Airlines. Información confirmada. Ningún rastro del Boeing 747, negativo en control de radar y en observación directa. Resto de vuelos en su sector informan también negativamente. Repetimos, esto no es un simulacro: ni rastro del vuelo 1313. (Totalmente angustiado): … ¡Se lo ha tragado el cielo…!
(Oímos el rugido de los motores de un avión, y, cuando se encienden las luces, estamos en la cabina del mismo. Un señor y una señora (o chico y chica) están sentados a los mandos. Pilota y copiloto. Manejan sendos volantes o “joysticks” –“joystick”: “palo de la alegría”–. Comprueban los distintos controles de vuelo.)
COPILOTO.− Altitud 30.000 pies. Viento sur-sudeste, 30 nudos. Rumbo según lo marcado. Todo guay.
PILOTA.− Bien… ¿Niveles de combustible?
COPILOTO.− Eh… Más nos vale que pares en la próxima gasolinera…
PILOTA.− Muy gracioso.
COPILOTO.− Depósitos llenos, nivel máximo.
PILOTA.− Ok. ¿Alerones y flaps?
COPILOTO.− En posición.

PILOTA.− ¿Los niños?

COPILOTO.− En la guarde. A las cinco va mi madre a por ellos.
PILOTA.− Ok.
COPILOTO.− (tras un silencio): Caroline, cariño, ¿vas bien?

PILOTA.− ¡Perfectamente!, ¡mejor que bien! ¿Lo dudas?

COPILOTO.− Si te cansas me dices, ¿eh?
PILOTA.− Si me canso te digo… (Acciona una palanca)

COPILOTO.− (tras otro silencio, preocupado): Los pasajeros ─…

PILOTA.− ¿Sí...?
COPILOTO.− Los pasajeros…, parecen preocupados, ¡tensos! Hablan entre ellos, cuchichean, especulan sobre si les hemos sacado de la ruta… ¡Varias personas han preguntado a las azafatas que por qué no hemos llegado aún a China, y las azafatas a su vez me lo preguntan a mí!
PILOTA.− Es normal.
COPILOTO.− ¡Claro, tú estás aquí a lo tuyo, pero a quien se dirigen es al menda! ¡Hay quien ya se ha puesto violento!
PILOTA.− ¿Algún pasajero?
COPILOTO.− ¡Alguna azafata! ¡Si vuelvo ahí atrás, alguna me atiza fijo!
PILOTA.− Ay, C. J., ¡qué exagerado!
COPILOTO.− ¿Exagerado? Igual ─…, igual hicimos mal en desconectar la radio…
(Tenso silencio.)

PILOTA.− C. J., cari, no necesitamos la radio, ni necesitamos el maldito control. Cuando lleguemos a nuestro objetivo, la volvemos a conectar, decimos que se descompuso y listo.
COPILOTO.− (...) Creo que jamás debimos hacerlo… Ha sido una locura secuestrar el avión.
(...)
__________________________________________________


COPILOTO.− ¡Del colegio de pilotos, óyeme bien, nos echan del colegio de pilotos y de la carrera, hazte a la idea! ¡Y eso si no acabamos entre rejas…! Ahora que ibamos a estrenar el chalet…, ¡el chalecito…! ¡Oh, estás loca, Caroline!
PILOTA.− (tras un silencio): Ya es demasiado tarde para echarse atrás. Haberte negado.
COPILOTO.− Cualquiera te dice a ti nada.
 
(El COPILOTO saca una lata de cerveza, y, al beber, pierde el control del avión: suena el brusco zumbido del aparato en descenso, y el COPILOTO y la PILOTA se inclinan por la inercia hacia un lado… La PILOTA se hace entonces con los mandos y endereza el avión. Respiran aliviados.)
PILOTA.− No vuelvas a hacerlo… (Tras otro silencio): Qué verdad es que los hombres no sois capaces de hacer dos cosas a la vez… (El COPILOTO suspira. La PILOTA saca otra lata de cerveza, y un bocadillo de mortadela –con aceitunas si es temporada–, y maneja a la vez el mando, la cerveza, el bocadillo, la mortadela y las aceitunas… El COPILOTO la mira hacer todo esto. Ella le mira con orgullo, regodeándose. Suena un móvil. El de la PILOTA. Contestando): ¿Sí…? (Pierde el control del avión…)
COPILOTO.− ¡Cuelga! (Tira de la palanca y restablece el control) ¡Cuelga el maldito aparato! ¡Dichoso telefonito…!
PILOTA.− ¡Bueno, chico…! (El COPILOTO suspira de alivio. Pausa. La PILOTA le mira por un instante. Le vuelve a mirar) Enseguida te agobias… Como antes con esos dos pobres muchachos…

COPILOTO.− ¿Los del turbante?
PILOTA.− Dos pobres criaturas.
COPILOTO.− (irónico): Sí, dos “angelitos”… ¡¿Pero cómo pudiste creerles cuando te dijeron que aquellos cartuchos de dinamita bajo sus ropas eran ristras de chistorras…?!
PILOTA.− ¡Chistorras que llevaban para darles una sorpresa a sus madres en las fiestas del pueblo…!
COPILOTO.− ¡¿Y el cuchillo que les encontramos?!
PILOTA.− ¡El cuchillo para cortar las chistorras!
COPILOTO.− ¡Dinamita, eran cartuchos de dinamita!
PILOTA.− ¡O petardos para las fiestas del pueblo, ¿tú qué sabes?!, ¡¿es que tú lo sabes siempre todo?!

______________________________________________
(...)
COPILOTO.− ¡Ya queda poco para llegar a nuestro objetivo…! Espero que haya merecido la pena.
PILOTA.− Verás cómo sí. (Silencio. Saca un periódico) Mira, cielo: hablan de nosotros. (El COPILOTO echa un vistazo también) “El misterio del 1313, el vuelo desaparecido. ¿Dónde están los restos del avión? Se especula sobre el destino del aparato y de sus cientos de pasajeros” ¡Je!
COPILOTO.− ¿Y de nosotros no dicen nada?

PILOTA.− ¡Nada!
COPILOTO.− Lo que no entiendo es cómo ha llegado hasta aquí ese periódico, si aún no hemos tocado tierra desde que salimos… (...) (El COPILOTO mira hacia su propia ventanilla, y se alarma): ¡Cari! ¡Caroline!, ¡mira eso!
PILOTA.− (tras mirar asustada): ¡Un caza! ¡Un avión militar!
COPILOTO.− ¡Se ha puesto en paralelo a nosotros!, ¡lo tenemos pegado! ¡¿Qué querrán?!
PILOTA.− ¡Nos han pillado!
 
COPILOTO.− ¡Era cuestión de tiempo! (Pausa) Nos hace señales hacia abajo con la mano, querrán que bajemos la ventanilla para hablar.
PILOTA.− ¡Noo…!, ¡eso es que quieren que aterricemos! ¡Hay que darle esquinazo!
COPILOTO.− ¡¿A un caza?! ¡¿Al ejército?! Estamos perdidos…, tanto para esto…
(...) 
__________________________________________________


PILOTA.− Cariño, te informo que en media hora llegaremos a nuestro destino…
COPILOTO.− Miles de millas y convertirnos en portada de millones de periódicos de todo el mundo para llegar hasta allí… Bueno, pues ahí vamos…

(...)
 
© Diego Fdez. Sández

[Estrenada el 10 de Mayo de 2014 en Alcobendas (Madrid)]

No hay comentarios:

Publicar un comentario